Fuente de Foncalada

El nombre de Foncalada

La fuente de Foncalada aparece citada en la documentación por primera vez en el diploma de donación regia, por parte de Alfonso VI, de los palacios reales de Alfonso III para albergue de peregrinos en el año 1096. En dicho documento aparece mencionada como "fontem calatam" -del verbo latino arcaico calare = proclamar, invocar, llamar- (G. de Castro, 1995), "fuente invocada", lo cual alude, sin duda, a las inscripciones, hoy en su mayor parte perdidas, que adornaban el frontal del edículo que monumentalizaba el afloramiento del agua a la piscina; posteriormente, la denominación se corrompe a "fonte incalata", lo cual ha hecho creer -erróneamente- a muchos, que el nombre de la fuente tiene que ver con su ubicación encajada o empozada, la cual, por otra parte, es fruto de la configuración actual de su entorno urbano.

Hipótesis de restitución y estado actual del edículo de Foncalada. Hipótesis de restitución y estado actual del edículo de Foncalada.

Las inscripciones del edículo

El frente del edículo se cubre completamente de inscripciones latinas, en epigrafía monumental, capital romana de módulo cuadrado, clasificables en dos grupos:

Hipótesis de interpretación simbólica del monumento

Al hecho probable de que la Foncalada debe interpretarse como un edificio balneario (Ríos González, 1997, 1999), cabe añadir la existencia de una carga simbólica cristiana, en el sentido de la sacralización del baño, puesta de manifiesto a través de la epigrafía labrada en el frontal del edículo (García de Castro, 1995).

Del hecho del conocimiento de la existencia de tales templos acuáticos -sin ánimo de identificar la Foncalada exactamente con uno de ellos- en tiempos visigodos, da testimonio, en pleno siglo VII, San Isidoro (Etimologías, XV, 4, 9-10):

"Los antiguos daban el nombre de delubra a los templos dotados de fuentes en las que se purificaban antes de entrar en ellos (...) Hoy día se da ese nombre a los templos provistos de fuentes sagradas, en los que los fieles son regenerados y purificados. Se les denominó delubra con un buen presagio, pues sierven para la ablución de los pecados. En los delubra, la fuente es el lugar de los regenerados. En ella se forman siete gradas en el misterio del Espíritu Santo : tres de bajada y tres de subida; el séptimo grado -que es el cuarto escalón- equivale al Hijo del hombre, el cual extingue el horno del fuego, sirve de apoyo estable a los pies y da fundamento al agua; en él habita corporalmente la plenitud de la divinidad."

En resumen, tanto la presencia de las inscripciones latinas -seguramente de carácter cristiano en su totalidad- cubriendo totalmente el frente del edículo de la fuente, como su significado simbólico de proclamación o invocación religiosa, expresado mediante una de las formas verbales latinas más antiguas y con más consecuencias -adviértase que de calare, derivan términos de la vida cotidiana de la antigua Roma como calator (heraldo), calenda, calendario, o verbos, ya del latín clásico como clamare (llamar), a lo que hay que añadir que este antiguo verbo era conocido en el s. VII, apareciendo de nuevo en San Isidoro (Etimologías, XVIII, 4, 5): "...calando classica dicebantur..."- todos estos datos, denotan la existencia en el Reino de Asturias, de una importante cultura literaria (Díaz y Díaz; 2001). Ésta, incluía el conocimento de la literatura e historiografía romanas desde tiempos tempranos de la República, y fue lo suficientemente potente como para haber hecho llegar a la documentación altomedieval un topónimo de tan profundos ecos clásicos, aplicado a la denominación de un monumento de fuerte carga simbólica cristiana.