Fuente de Foncalada

Reseña histórico-artística

La fuente de Foncalada, a raíz de las investigaciones de los años 90 del pasado siglo XX, ha sido objeto de una completa reinterpretación (Ríos, Estrada, Chao, 1994).

Hasta entonces se pensaba que se trataba de una humilde fuente pública edificada en forma de edículo en época de Alfonso III. Sin embargo, a raiz de los mencionados estudios, ahora sabemos que se trata de un importante monumento tanto por su concepción, calidad de ejecución material, y significado.

Evolución histórico-constructiva de Foncalada. Evolución histórico-constructiva de Foncalada.

El monumento, se encuentra ubicado junto a una calzada romana (Borge Cordovilla, 1993); hallándose su origen tipológico en los ninfeos pompeyanos, siendo su probable destino inicial el de establecimiento balneario (Ríos González, 1997, 1999), no descartándose que formase parte de un complejo mayor.

Pendiente el análisis arqueológico que pueda certificar o desmentir su posible origen romano, el análisis de su epigrafía (G. de Castro, 1995) relacionan tipológicamente las inscripciones conservadas con el reinado de Alfonso II (791-842), más que con la época de Alfonso III (866-910).

Además, recientes trabajos (Borge Cordovilla, 2008), han puesto en relación la fuente con el dominio regio de carácter territorial existente al N de la colina Ouetdao, correspondiente a Alfonso II, y que comprendería los baños de Foncalada, la iglesia de Santullano con su monasterio adyacente, y el propio palacio real, cuya ubicación ha sido igualmente propuesta recientemente (Ríos González, García de Castro, 2008), dentro de dicho dominio territorial.

El edificio consta de tres partes diferenciadas (Ríos González, 1997, 1999):

Planta arqueológica de la fuente de Foncalada.