Monasterio de San Juan Bautista (actual San Pelayo)

Análisis compositivo y metrológico

La identificación en cámara central de la cripta enterrada bajo la actual iglesia de San Pelayo, de la unidad de medida conocida como “pes doricus”, de origen griego clásico, y utilizado en el s. VIII en el ámbito artístico del Imperio Carolingio (1.95 m de anchura = 6 pes; 3.30 m de longitud = 10 pes), nos ha permitido, extendiendo la cuadrícula básica compuesta a base de los mencionados “pes doricus”, la determinación de un edificio altomedieval relacionado con la mencionada cripta, verosímil por su contexto histórico-arqueológico y elementos identificables, con otros edificios altomedievales estudiados por nosotros en Oviedo: el propio claustro primitivo del monasterio de San Juan Bautista (80 x 80 pes doricus), adyacente a la basílica y que muestra restos arqueológicos contextualizados a partir de mediados del s. X; la vecina, por su lado S, basílica de Santa María (104 x 52 pes doricus), lo que definiría a todos ellos como obra de un mismo taller.

Parte anterior de la cripta con sus principales dimensiones. Aplicación a la cripta de la hipótesis de cuadrícula modular. Hipótesis de templo altomedieval a partir del desarrollo compositivo de la cuadrícula. Sistema de proporciones y ritmos del hipotético templo altomedieval.

Del desarrollo de esta cuadrícula básica se deduce un templo, que se ajustándose al contexto descrito, presenta las siguientes características: Planta rectangular, de 64 pies de longitud por 32 pies de anchura (doble cuadrado), de la cual, la mitad está ocupada por el espacio de culto, situado sobre la cripta, con un presbiterio sobreelevado, de 20 pies de longitud por 32 pies de anchura, y el resto por el espacio reservado a la nave única 24 por 32 pies, un probable pórtico tripartito con tribuna central, de 16 por 8 pies, y accesos laterales de 8 por 8 pies.

Los alzados están regulados por el cuadrado que determina el ancho total, de 32 pies, cuyo alzado alcanzaría el cuerpo de naves, disminuyendo proporcionalmente en la zona del pórtico tripartito y, posiblemente, en la zona absidal.

En cuanto a los ritmos compositivo-geométricos que se deducen de la hipótesis de edificio que planteamos, estos son los usuales en otros edificios altomedievales ovetenses que hemos investigado, en longitud: ábsides, 3x2 pies; presbiterio que antecede a los ábsides, 5x2 pies; naves, 6x2 pies; pórtico, 2x2 pies. Por tanto la dimensión de la nave única tendría una relación proporcional de 2:1 con la de los ábsides, de 3:1 con la del pórtico, y de (1+1/5):1 respecto al presbiterio alto que, probablemente, antecedía a los santuarios.